fbpx
es bueno el jamon serrano para la dieta

¿Se puede comer jamón serrano si queremos adelgazar? Si estás a dieta esto es lo que te aporta

El jamón serrano es uno de los alimentos que se encuentran en el top 5 si pensamos en la dieta mediterránea. Este producto puede comerse de muchas formas: con fruta, solo, sobre una rebanada de pan con un poco de tomate… Realmente cualquier manera de prepararlo es buena opción para disfrutar de él.

No obstante, y pese a sus múltiples beneficios, muchas veces es un alimento que la gente evita incluir en su día a día. Sobre todo cuando están en un periodo en el que realizan alguna dieta y quieren restringir los alimentos con mayor cantidad de grasas.

Pero, ¿realmente tiene tanta grasa? ¿Es bueno el jamón serrano para la dieta o no? Vamos a resolver todas estas cuestiones a continuación

¿Qué es y cómo se produce el jamón serrano?

Lo primero que debemos hacer antes de pasar a responder la cuestión de si este alimento es bueno o no para hacer dieta, es conocer cómo se elabora el jamón serrano.

Este producto proviene de las patas traseras del cerdo, que son una de las partes con más tendencia a acumular grasas. En líneas generales, lo que se hace con las mismas es someterlas a un proceso de salazón y de secado para obtener el producto final, el cual variará dependiendo del tipo de cerdo y su alimentación.

Es decir, no es lo mismo el jamón serrano que un jamón ibérico de bellota, ya que el proceso de criado y alimentación de los cerdos no es el mismo, siendo el segundo de mayor calidad.

Así que realmente podemos ver que se trata de un producto que contiene una fuente importante de proteínas de alta calidad, mientras que su volumen de grasas es solo una pequeña parte. De hecho, el jamón no tiene tantas calorías como podemos pensar en un primer momento, pero lo que si contiene proteínas y minerales como son:

  • Aminoácidos esenciales. Necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo y de los procesos que forman parte del mismo.
  • Minerales. Entre otros, hierro, zinc, magnesio y calcio.
  • Grasas. En concreto, contiene ácidos grasos como el ácido oleico, que es lo que conocemos como “grasas buenas”, ya que nos ayudan a luchar contra el colesterol malo al hacer que el bueno se eleve.
  • Vitaminas. Sobre todo B1, B2, B3 y B6, ideales para mejorar el estado anímico.

Como ves, la composición nutricional del jamón no deja lugar a dudas: se trata de un alimento sumamente beneficioso para nuestra salud.

¿Es bueno comer jamón serrano todos los días?

Desayunar jamón serrano es una costumbre muy habitual en nuestro país y es que no hay que se resista a una buena tostada de pan con un poco de aceite de oliva y un buen jamón.

¿Pero el jamón serrano en el desayuno es bueno? ¿Puede comerse todos los días si estamos a dieta? La realidad es que la OMS tiene una recomendación al respecto y es que el consumo diario de proteína de una persona adulta debe estar en torno a 0,8 o 1 gramo de proteína por cada kilo de peso.

Esto implica que no deberíamos tomar más de 200 gramos de jamón diarios, teniendo en cuenta que esta sería la única proteína animal que deberíamos consumir a lo largo del día. Por lo que, si realmente vas a tomar otros tipos de proteínas, deberías reducir de manera considerable esta cantidad.

Es decir, puedes comer jamón todos los días siempre y cuando lo hagas en pequeñas cantidades para no sobrepasar el consumo diario de proteínas que deberías incluir dentro de tu dieta.

En cualquier caso, lo realmente importante es llevar a cabo una dieta equilibrada que nos permita consumir todos los alimentos necesarios para funcionar correctamente. Entre los que están frutas, verduras, proteínas, hidratos de carbono, etc. Solamente de esta forma conseguiremos estar sanos y mantener a nuestro organismo en condiciones óptimas.

Entonces, ¿es bueno el jamón serrano para la dieta?

Ya hemos analizado suficientes cuestiones como para abordar esta pregunta, pero aun así, tenemos que hacer una distinción inicial y se refiere al tipo de dieta que vamos a realizar.

Es decir, si vamos a llevar a cabo una dieta equilibrada, la respuesta con respecto al consumo de este producto va a ser sin duda sí. Mientras que, si hablamos de una dieta de adelgazamiento, va a depender de distintas cuestiones entre las que están:

  • El tipo de jamón que elijamos. No es lo mismo consumir jamón ibérico que serrano, pero realmente nos referimos más bien al hecho de que aquellos que tienen aditivos son peores para nuestra salud y además nos van a hacer engordar más fácilmente. Por eso es una de las cosas que debemos tener en cuenta y que va a hacer que optemos por unos frente a otros.
  • Las recetas en las que lo vayamos a incluir. No es lo mismo comer melón con jamón que tomarnos un bocadillo de jamón con las calorías que conlleva. Por eso es importante tener en cuenta también el contenido calórico de los productos con los que vayamos a combinarlo.
  • El caso particular de cada persona. Finalmente, también es importante tener en cuenta el hecho de que cada persona es un mundo y no nos engordan los mismos productos, por lo que siempre es recomendable hablar con un médico o un nutricionista que pueda asesorarnos al respecto.

En resumen, el jamón serrano o ibérico es un producto que podemos incluir en cualquier tipo de dieta siempre y cuando lo hagamos de manera adecuada. Es decir, evitando combinarlo con aquellos productos que más engordan y eligiendo una variedad de calidad que no aporte demasiados aditivos a nuestro organismo.

Esperamos que este artículo te haya servido para aclarar dudas al respecto de sí puedes comer o no jamón estando a dieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.