fbpx
moho en la corteza del queso

Como evitar moho en el queso con este sencillo truco

Comer queso es un gran placer para muchos además de ser uno de los alimentos más versátiles que podemos encontrar en nuestra gastronomía. Y es que puede utilizarse para hacer salsas, comer solo, en ensaladas o, en definitiva, cualquier cosa que se nos ocurra.

Además podemos encontrar muchos tipos de queso distintos en el mercado, cada uno con su sabor y unas características particulares. Por lo que siempre existen opciones distintas para elegir a la hora de comerlo.

Por eso es muy habitual que tengamos queso en la nevera de nuestra casa, sea del tipo que sea. Sobre todo si somos de ese tipo de personas a las cuales nos gusta consumir este alimento prácticamente en cualquier momento del día.

Sin embargo, puede que te hayas dado cuenta de que se trata de un alimento complicado de conservar ya que rápidamente se puede poner mohoso. Algo que puede hacer que tengamos que tirarlo sin haberlo consumido al completo.

Pero no te preocupes, hoy te explicamos cómo conservar el queso para evitar el moho. Continúa leyendo y te explicamos qué es lo que debes hacer.

¿Por qué sale moho en la nevera?

El queso es un alimento que tiene muchos beneficios para nuestra salud. Eso, junto con su excelente sabor, hace que sea un alimento al que recurrimos de manera muy habitual.

No obstante, si en tu casa no son muy de quesos, puede que te hayas tenido que enfrentar a este problema: llegas a la nevera y te encuentras un queso mohoso. Por supuesto esto implica tener que tirar el queso para evitar los posibles problemas de salud que podríamos tener al consumirlo en este estado.

Pero, ¿por qué se pone mohoso el queso? Lo cierto es que el moho aparece cuando el nivel de humedad a la cual está sometida un alimento es excesiva. Lo que hace que se generen bacterias que se alimentan del azúcar del alimento y van creciendo progresivamente por el mismo.

¿Existe algún moho que se pueda comer?

Como bien sabrás, hay algunos quesos en cuyo proceso de realización se involucra el moho para darle su sabor y color característicos como, por ejemplo, el moho blanco del queso. Esto implica que sí existen algunos mohos que podemos consumir sin que nos generen ningún tipo de problema de salud.

No obstante, si se trata de un queso que no lleva moho en su elaboración y ves que presenta esta característica cuando vas a echar mano de él, lo mejor es que lo deseches. Ya que, aunque pueda parecerte que tiene poco a simple vista y lo puedes quitar con un cepillo de dientes, lo cierto es que el queso podría estar mucho más afectado de lo que parece.

Porque, ¿qué pasa si comes queso con moho? Consumir queso con moho podría generarte alguna enfermedad ya que existen muchas bacterias que viven cerca del mismo como es el caso de la Listeria, la Brucella o la Salmonela.

En cualquier caso, si consumes un producto en mal estado lo mínimo que te puede ocurrir es que pases un mal rato que podrías haberte ahorrado con una buena conservación del alimento.

El truco para evitar el moho en el queso

Como ves, evitar la aparición de moho en nuestros quesos es algo muy importante para evitar que se estropeen. Además hay más probabilidades de que aparezcan hongos en el queso fresco o en los quesos blandos ya que son los que tienen más mezcla de agua.

Esto explica por qué cuando tienes este tipo de productos en la nevera a veces al abrirla encuentras moho en la corteza del queso. Por eso es importante saber cómo evitar que el queso forme moho ya que así podremos disfrutar al máximo del mismo.

Para ello hoy te dejamos un truco que puede interesante y que implica utilizar otro producto alimentario que seguramente tengas dentro de tu frigorífico: la mantequilla. Este producto nos ayuda a absorber la humedad excesiva del alimento y evita que los bordes se endurezcan, algo que nos ayuda a prevenir el moho. 

Lo único que debes hacer es aplicar una capa fina de mantequilla en el exterior del queso, teniendo especial cuidado en cubrir todas las partes. No obstante, debes tener en cuenta que tienes que realizar este proceso cada vez que cortes un trozo de queso ya que quedará una nueva parte expuesta y podría estropearse.

Como ves se trata de un remedio muy sencillo y que puede resultar muy eficaz si estás buscando como evitar que salga moho. No obstante, debes tener en cuenta que la mantequilla es un alimento muy calórico y el queso también por lo que es importante que tengas cuidado al recurrir a este remedio si no quieres incorporar aún más grasas al mismo.

Otros métodos para evitar la aparición de moho en el queso

Por otro lado, también es importante que guardes correctamente el queso para evitar que coja un exceso de humedad que ayude en la aparición de moho. Para ello te recomendamos que elijas un recipiente hermético que te permita un buen sellado y conservación del alimento, sobre todo en el caso de la conservación del queso fresco.

Este es uno de los mejores métodos para no encontrar moho en tus productos lácteos.

Finalmente también tienes la opción de comprar el queso envasado en pequeñas cuñas para así aumentar su periodo de conservación dentro de la nevera. Esto te permite disfrutar de menores cantidades del producto, algo que va a ayudar a que se conserve durante más tiempo.

Pero, además, también nos permite disfrutar de una mayor variedad de quesos y sabores distintos. Algo que no podemos hacer si compramos un queso grande y lo tenemos dentro de la nevera hasta que se acabe, algo que puede alargarse en el tiempo.

En la tienda online de quesos de La Nevera Española puedes encontrar un amplio surtido de quesos elaborados artesanalmente y con las mejores materias primas. Solamente tienes que pasarte por allí y echar un vistazo a todas las ofertas que tenemos disponibles para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.