fbpx
como conservar embutidos

Cómo conservar embutido correctamente

Los embutidos y el queso son un tipo de alimento al que solemos recurrir con mucha regularidad dentro de la cocina española. Su facilidad de uso junto con la amplia variedad y el excelente sabor son algunos de los factores que hacen que compremos este tipo de productos para tenerlo siempre disponibles en casa.

No obstante, el consumo de estos productos no es algo muy regular. Por eso es importante que sepamos cómo conservar correctamente el fiambre para que no se estropee.

Esto puede variar en base al tipo de embutido que compremos y por eso hoy queremos hablarte de las distintas opciones que puedes encontrarte. ¡Toma nota!

Esta es la forma correcta de conservar el embutido

Tener embutidos en casa es una excelente opción ya que siempre pueden ayudarnos a salir de un apuro cuando se nos presenta una visita en casa o no sabemos que picar. Por eso en nuestra tienda online de embutidos puedes encontrar una amplia variedad de estos productos.

como conserva chorizos secos Aunque debemos ser conscientes que se trata de un alimento que no podemos consumir de forma habitual debido a su alto nivel de grasas. Por lo que, si los tenemos en casa, es importante encontrar la forma de conservarlos correctamente para que no se estropeen.

En este sentido, una de las cosas que debemos tener en cuenta que la forma de guardar embutido en la nevera va a depender de cómo esté presentado el mismo.

Por eso a continuación vamos a hablarte de los distintos métodos de conservación de alimentos embutidos principales para que sepas cómo guardar fiambre en la nevera.

1. Embutidos cocidos

En primer lugar vamos a hablar de aquellos fiambres que están cocidos como puede ser el caso del jamón york o el lacón. En este caso se trata de productos con un alto nivel de humedad por lo que suelen aguantar menos que otros.

Lo mejor para conseguir una conservación óptima para este tipo de productos es que los guardemos en la nevera a una temperatura menor a 7 grados centígrados. Además es importante que los guardemos dentro de un recipiente hermético o taper para embutidos para así evitar que puedan estropearse.

Aunque, en caso de que hayamos comprado una gran cantidad, también tenemos la opción final de envasarlos al vacío para que resistan mejor el paso del tiempo.

2. Embutidos curados

Los embutidos curados son otra opción distinta que también es importante conocer para saber cuál es la mejor forma de mantenerlos en buen estado. Hablamos de cómo conservar chorizos secos o cómo conservar jamón serrano.

En cualquier caso, lo mejor para este tipo de productos es mantenerlos a temperatura ambiente siempre y cuando hablemos de un lugar fresco y seco. Lo ideal sería una temperatura que ronde entre los 15 y 20 grados centígrados.

Además es importante que estos productos estén ubicados en un lugar oscuro ya que la luz puede hacer que se estropeen o incluso que su sabor se vea modificado. Por eso una de las mejores opciones es conservarlos dentro de una despensa o alacena en caso de que dispongas de una en tu casa.

Con respecto al método de almacenamiento existen dos casos:

  • El embutido no está empezado. En este caso lo mejor es colgarlo boca abajo y separado de otras piezas para que no haya contacto entre unas y otras.
  • Si el fiambre ya está empezado. La parte del corte debe orientarse hacia el suelo pero debe taparse correctamente para que no se oxide al estar en contacto con el oxígeno. Además una buena opción es echarle un poco de aceite de oliva para que el producto no se ponga rancio antes de taparlo.

En cualquier caso, no es recomendable que permanezcan mucho tiempo así ya que pueden secarse más de lo debido y dar lugar a un producto duro que luego resulte complicado consumir.

¿Cómo conservar los embutidos curados en la nevera?

Finalmente también debemos tener en cuenta que, si no disponemos de una despensa, tendremos que ponerlos dentro de la nevera. En este sentido tenemos la opción de coger un tupper para embutido que nos permita resguardarlos de la humedad, olores, etc.

Pero también podemos conservarlos enrollándolos en papel film transparente. Eso sí, asegurándonos de que está bien cerrado para evitar que puedan resecarse en exceso y se echen a perder.

Además, y dado que el frigorífico reseca bastante más, te recomendamos que cuando los saques coloques un paño de algodón húmedo encima de los mismos antes de consumirlos. Esto hará que la tripa de la carne de cerdo se ablande y resulte más sencillo tanto cortarlos como consumirlos.

3. Conservación del embutido loncheado

Finalmente tenemos la opción de comprar productos loncheados para conservarlos de una forma mucho más cómoda en nuestra nevera. Existen dos opciones: que los tengamos loncheados simplemente o que, además, estén envasados al vacío.

Con respecto a los primeros debemos tener en cuenta que es importante envolverlos en papel film transparente para evitar que entren en contacto directamente con el oxígeno ya que esto podría estropearlos.

Además lo más recomendable en este caso es consumirlos en un periodo de unos 3 o 4 días.

Por otro lado, tenemos el caso del embutido envasado al vacío. En este sentido puede que alguna vez te hayas preguntado: ¿Cuánto dura el embutido envasado al vacío?

Aunque debemos decir que varía en base al alimento se considera que el periodo máximo para consumir este producto es de 90 días, aunque suele indicarse la fecha de caducidad. No obstante, siempre debemos conservarlo en la nevera a una temperatura que se encuentre entre los 5 y los 8 grados.

Además, en ambos casos es importante que saquemos el fiambre un rato antes de consumirlo para que este se atempere y recupere sus propiedades. De esta forma podremos disfrutar al máximo de su sabor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.